IDI Blog

Instituto Dental Internacional

Un diente, un tesoro

 

Hola a todos!!! Como os prometimos cada mes vamos a abordar un tema de actualidad de los que nos surgen más dudas e incertidumbre cuando acudimos a la consulta dental. Ahora me han elegido a mí para continuar este proyecto.

Para los que no me conocéis, soy María Meroño (odontóloga especialista en endodoncia), socia de IdI San Juan ,además de estar unida a IdI Elche desde hace varios años y estar eternamente agradecida a Isabel y Héctor, son mi segunda familia.

Como ya os comentó el mes pasado mi compañera Andrea ir a la consulta dental es una de las causas que más fobia produce, sobre todo cuando acudimos con dolor. Una de las formas más comunes de erradicar el dolor consiste en lo que se conoce como “matar el nervio”  o técnicamente endodoncia y como no podía ser de otra forma voy a hablaros un poco de este tratamiento tan complejo pero que para los que nos dedicamos a esto resulta una reto apasionante.

Muchos de vosotros cuando acudís a consulta y os decimos que vamos a endodonciar una pieza, os afloran muchos interrogantes sobre el tratamiento: En que consiste, me dolerá, será eficaz a largo plazo… voy a intentar dar respuesta a alguna de estas preguntas.

¿Para que sirve una endodoncia?

Debéis de saber que hacer una endodoncia no es un caso aislado, millones de dientes son tratados y salvados todos los años con un tratamiento de endodoncia. Lo que nosotros los endodoncistas hacemos es tratar el interior del diente conservando así la encía que le rodea, el hueso y su funcionalidad.

endodonc

¿Cuándo necesitamos una endodoncia?

La necesitamos cuando la pulpa ”el nervio” está afectado de una forma irreversible; normalmente son casos de caries profundas, tras algún golpe o caída que sería un traumatismo o por lesiones que también afectan a la encía. En estos casos el diente puede volverse sensible al frío, el calor o a la masticación. Podéis notar un dolor constante o intermitente, incluso el diente puede cambiar de color o aparecer un flemón o fístula. También puede ser aconsejada la endodoncia en dientes que necesiten una corona o “funda”.

Una de las preguntas que más nos hacéis es si el tratamiento es doloroso.

A día de hoy suele ser casi indoloro pues utilizamos anestésicos locales muy eficaces y de larga duración. Finalizado el tratamiento y pasado el efecto de la anestesia, puede aparecer alguna molestia unos días debido a la inflamación de los tejidos que rodean el diente, en estos casos se dará una medicación adecuada.

Que debo tener en cuenta cuando me han “matado un nervio”.

Al terminar la endodoncia os taparemos  el diente con un empaste provisional, por lo que debéis acudir pronto a consulta para reconstruir el diente endodonciado, ya que al ir con la obturación provisional se nos puede caer o romper el diente. Después de un correcto tratamiento tanto de endodoncia como de una adecuada restauración definitiva el diente se comportará igual que los demás tanto en su función como duración. Hay que tener en cuenta que como todos los tratamientos bucales siempre existe un porcentaje de fracaso, es importante recordaros que aunque hayamos quitado el nervio de un diente puede volver a salir una caries y de esta forma  pueden volver a crecer bacterias nuevas que pueden hacer que ese diente nos vuelva a doler.

Por eso, lo más importante siempre es acudir a las revisiones de una forma periódica ( al menos una revisión anual)para evitar la aparición de caries u otros factores que puedan influir en el pronóstico del diente endodonciado.

Para los endodoncistas nuestra máxima prioridad es la de conservar la dentición natural pues hay que tener en cuenta que ninguna forma de sustitución puede competir con un diente natural en cuanto a estética o funcionalidad se refiere.

Me despido de vosotros dando las gracias por dedicarme un ratito de vuestro tiempo y espero haber podido acercaros al día a día de nuestro tratamiento.

¡¡Pasad un feliz día!!

Compartir este post:
puntual.blogadminUn diente, un tesoro