IDI Blog

Instituto Dental Internacional

El cepillado perfecto

Durante estos más de cuatro años trabajando en la clínica he ido escuchando muchas dudas y preguntas sobre la higiene diaria de cada uno de vosotros y voy a intentar resolverlas, vamos allá.

En primer lugar la pregunta del millón, cepillo eléctrico o manual.
La tecnología avanza mucho y nos facilita la higiene diaria, yo soy pro cepillo eléctrico como muchos de mis compañeros ya que nos facilita dos puntos fundamentales de nuestra limpieza dental diaria, el tiempo y la técnica.

Actualmente los cepillos vienen con algún tipo de sonido que te marca la duración del cepillado y también te avisa si aprietas en exceso contra la encía lo que nos hace que el cepillado esté más controlado, sea más duradero y por lo cual eficaz.

El cabezal dispone de movimientos que físicamente no puede hacer una persona con el cepillos manual y creo que aquí está la gran diferencia, como 8.000 rotaciones o 30.000 pulsaciones por minuto, no limpia más porque sea eléctrico ni porque tenga una batería lo hace porque pasa más veces por nuestros dientes, anteriormente solo nombro la batería porque los cepillos con alimentación a pilas van perdiendo fuerza conforme se van agotando, por lo que no son tan eficaces y la batería, desde el principio hasta el fin, tiene la misma potencia.

En el cepillado manual tenemos tres bases:

1. El tiempo, esto es algo que no siempre lo hacemos bien, lo ideal son 2 minutos y para conseguir esta meta tenemos varias opciones, desde poner un cronómetro hasta alguna canción que nos guste, porque lo importante no se apretar y correr sino estar más tiempo y de una forma suave que no dañen nuestras encías.

2. La técnica es una parte muy importante en el cepillado, desde hacer movimientos de rotación (circulitos para ayudar a los niños) hasta una posición de 45º (desde la encía hasta el final del diente) y la mayoría pasa el cepillo desde delante hacia atrás y con fuerza, sin saber que así, está dañando las encías. No debemos de olvidarnos de la higiene de la lengua, que es una zona donde se acumulan muchas bacterias

 

2 4 7

 

 

 

 3. Y por último la frecuencia, se recomienda 3 veces al día tanto con el eléctrico como con el cepillo manual, siendo uno de las más importantes el cepillado de la noche ya que durmiendo no segregamos saliva que actúa como limpieza natural de nuestros dientes.
Tanto en el cepillo eléctrico como el manual tenemos que cambiar el cabezal cuando la marca lo recomiende o cuando las cerdas se están empezando a abrir o a cambiar de color, que suele ser a los 3 meses normalmente.

Todo esto tiene que ir acompañado a poder ser, por una pasta que haya pasado todos los controles sanitarios de la Unión Europea y el uso de enjuague y seda. Pero esto lo hablaremos en otro capítulo de nuestro post más adelante.
Espero que os haya resuelto las dudas y si os queda alguna no dudéis en poneros en contacto con nosotros, estaremos encantados de resolverla.

Un saludo.

Miguel Ángel Vila Cañas

Higienista bucodental de IDI

Compartir este post:
puntual.blogadminEl cepillado perfecto